Parecen no tener ninguna función.

Las preguntas retóricas, parecen no tener un sentido que las defina y en cualquier lugar del mundo en el momento menos esperado seguramente te encontrarás con alguien que lance una de ellas por pura diversión. Este tipo de cuestionamientos no son más que una acción realizada por costumbre, tradición, porque siempre se han hecho así. Sin reparar en lo que de absurdo puedan tener. Sobre todo si se mira bajo el prisma del humor. Otro de sus significados es el siguiente, se trata de una pregunta que se lanza sin esperar respuesta, presentándose en dos modalidades: la interrogatorio si la respuesta solo admite un sí o un no, y el quaesitum si la respuesta tiene que ser más precisa.

A continuación te dejamos algunos ejemplos que ante todo sobresaltan el sinsentido de las mismas:

¿Por qué nos metemos debajo de la cama cuando tenemos miedo?

¿Por qué abrimos la boca cuando miramos al techo?

¿Por qué cuando nos cuelgan el teléfono nos quedamos mirándolo como si el teléfono tuviera la culpa?

¿Por qué cuando nos sonamos la nariz abrimos el pañuelo y lo miramos?

No importa si eres afecto a esta acción de lanzar preguntas por simple gusto, nos han acompañado durante mucho tiempo y al parecer lo seguirán estando.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Dra. Yolanda Pica Ruiz- Bio. Profesional.

Sanamente.mx.– La Dra. Yolanda Pica Ruiz, es Médico por la Universidad Autónoma Metropolitana y Psiquiatra …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *