Lavanda, belleza natural

Su nombre se deriva del latín “lavare” que significa lavar y se refiere al empleo aromatizante de la flor tuvo en la antigua Roma en los baños públicos. En la era isabelina se usaba la lavanda para perfumar el ambiente.

Esta planta tiene hojas lanceoladas y cubiertas de pelusa.  En cuanto a sus flores, son pequeñas, con 5 dientes cortos y un apéndice oblongo en la parte superior; crecen en espigas de un hermoso  color azul y desprenden un perfume muy agradable siendo la parte más empleada en la medicina alternativa, para lo cual se secan en lugares ventilados y sombreados.

La lavanda posee aceites esenciales, flavonoides, triterpenoides, taninos y cumarinas.
En 1920, el químico francés Rene-Maurice Gattefosse descubrió que la lavanda tiene propiedades relajante, tónica del sistema nervioso, analgésico y antibacteriano.
Por ello, es muy empleado en el tratamiento de problemas menores de la piel como hongos, heridas, quemaduras, eczemas y acné, cuando se aplica externamente.  Por ejemplo, unas pocas gotas de aceite de lavanda en una crema de manzanilla alivian el eczema.

Debido a sus virtudes antiinflamatorias y relajantes en el sistema nervioso, resulta fabuloso al ponerla en la bañera cuando se está dando un baño por la noche porque le calma los nervios y le ayuda a dormir.
La lavanda añade un toque especial a todo tipo de perfumes y colonias y es muy apreciada en la industria cosmética. Es el ingrediente herbal por excelencia en los baños porque tiene el poder de estimular la piel y relajar.

 

Receta para masajes con lavanda
Ingredientes

1 cucharadita de aceite de lavanda
1 1/2 cucharadas aproximadamente de aceite de almendra
Modo de aplicación
Diluir el aceite de lavanda en el aceite de almendra y masajear los músculos adoloridos.
Para aliviar dolores de cabeza, especialmente producto de la tensión nerviosa,se puede aplicar un masaje en las sienes y la base del cuello con esta preparación. 

 

Sales de lavanda para el baño
La lavanda en la belleza natural
Ingredientes

1 taza de sal gruesa
1 taza de sal Epsom
1 taza de bicarbonato de soda

Modo de aplicación
Mezclar todos los ingredientes en un recipiente. Después agregar hasta un máximo de quince gotas de aceite esencial de lavanda y un cuarto de taza de aceite dealmendra dulce.
Combinar bien todo y poner en un frasco de conservas de vidrio.Verter un poco en el baño caliente cuando lo necesite.
 

Truco de belleza
Hacer bolsitas de tela de algodón con la hierba seca y poner en los cajones de roja interior y en los armarios para darle un aroma especial a la ropa.

Precaución
El aceite esencial no debe ser usado internamente. Deben evitarse dosis altas durante la gestación porque la lavanda es un estimulante uterino.
Verificar antes de aplicar cualquiera de estas recetas si sé es alérgico al aceite esencial de lavanda.  Para ello, se debe colocar  tres gotas en la parte posterior de la muñeca y se debe observar por varios minutos.  Si se aprecia una ligera hinchazón o la zona queda roja, no se debe usar este aceite.

Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Celebrando la Excelencia Femenina en la salud

“El papel de las mujeres en el ecosistema de salud en México” Por: Redacción En …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *