El deseo y el erotismo no acaban con la maternidad

Convertirse en madre viene cubierto de un halo de santidad debido a las creencias culturales y sociales de las muchas personas en el mundo. Sin embargo, no dejan de ser mujeres, personas con gustos, necesidades y sí, también de índole sexual, así que seamos realistas, durante el embarazo muchas de ellas lo viven:

  1. Con gran deseo sexual: A pesar de que estudios científicos han encontrado que el 54% de las mujeres experimentan disminución de su libido en el primer trimestre del embarazo, debido al cansancio, náuseas y malestares habituales de este período, sí hay mujeres que desde el día uno sienten el cambio hormonal hacia lo erótico: “esto depende de cada una, pero es completamente normal sentir un deseo sexual mayor, querer experimentar estas nuevas sensaciones y buscarlas”, comentó Karimme Reyes, sexóloga educativa de Platanomelón, la tienda de juguetes eróticos online líder en México. 
  2. Con encuentros eróticos satisfactorios: También es una etapa de descubrimiento de otras formas de sentir placer. Quizás en algún momento la penetración ya no será cómoda; ahí la imaginación y la comunicación con la pareja son fundamentales, señaló Karimme. Además, las zonas erógenas del cuerpo son muchas, no se reducen a la vulva, hay otros sitios que pueden ser puntos de placer. Así que no hay impedimentos para sentir al máximo.
  3. Con mayor apetito sexual que su pareja: Los cambios hormonales no son menores, así que es probable que haya momentos en los que las parejas pidan un descanso, y darles su espacio, pero eso no significa que no se pueda jugar: Los juguetes sexuales son un gran acompañante y no hay razón para no usarlos, incluso los vibradores pueden usarse, a menos que haya alguna restricción por parte del ginecólogx, ahondó la sexóloga. 

Cada mujer, cuerpo y proceso es único, por lo que esto puede variar y no es una regla inamovible. El 80% de las embarazadas sintieron un aumento del deseo y de la respuesta física a éste en el segundo trimestre. Incluso se han reportado orgasmos en mujeres previamente anorgásmicas durante la gestación: “los genitales sufren cambios anatómicos y funcionales que favorecen los encuentros eróticos, el pene suele presionar más y las contracciones rítmicas de la plataforma orgásmica son más pronunciadas”, expresó la especialista de Platanomelón.

Claro está que si una mujer no quiere sostener encuentros íntimos está bien; aunque desde el punto de vista médico, el único impedimento sería si el embarazo es de alto riesgo o hay alguna enfermedad que pudiera comprometer la salud de la mamá y del bebé, para lo que es necesario hablar con el especialista.

Te puede interesar…

Ser mamá y mujer sexual no es contradicción

Después del parto las mujeres viven distintos procesos, tanto de vinculación con el o la pequeña, así como la creación de una nueva rutina, incluidos los horarios de sueño y la convivencia en pareja con el nuevo integrante de la familia. En la actualidad, la paternidad responsable se hace cada vez más presente, compartiendo la crianza, cuidados y responsabilidades con la pareja, lo que permite que se priorice la salud física y mental de la madre, lo que incluye también su salud sexual. 

Va a depender mucho de cada persona pero, a nivel físico, mientras el médicx proporcione el alta, las mujeres pueden retomar su vida sexual cuando quieran, explicó Karimme. Hay personas que enfocan toda la energía y atención en el cuidado del bebé, sobre todo si se es primeriza, pero es importante recordar que ser mujer, persona y lo que se ha construido a través del tiempo también requiere atención. Algunas ideas que pueden ayudarte a retomar la chispa:

  1. Redescúbrete a través de la autoexploración: Después de que el bebé sale al mundo, hay una nueva relación con el cuerpo y sus procesos, y aunque sigue siendo el mismo, la masturbación es una oportunidad para reconectar con tu cuerpo, sus sensaciones y lo que te gusta; comienza con tus manos y poco a poco ve integrando esos juguetes que te han hecho ver las estrellas en otras ocasiones.
  2. Repartan las tareas y el cuidado: ¿Hay algo más sexi que el trabajo y responsabilidades compartidas? Esto te permitirá tener tiempo para descansar, hacer alguna actividad física que te guste y darte espacio para consentirte.
  3. Organicen citas sin su hijx: Los momentos como pareja y darse toda la atención es importante: vayan a cenar, al cine o lo que más les guste y disfruten de su compañía. ¿Y si visitan ese hotel que tanto les gustaba antes o que siempre quisieron conocer? 
  4. Juegos eróticos: No todo es penetración, así que conocer nuevas opciones, caminos y formas de relacionarse íntimamente serán una oportunidad de encender los motores nuevamente de forma distinta.
  5. No temas ser ambas: Las posturas y actitudes que se tienen sobre la propia sexualidad se transmite a las y los pequeños. Los comportamientos positivos y negativos se aprenden, los estigmas y tabúes, también; por lo que hablar desde la información, claramente y con apertura será un camino nuevo, pero no temas, la educación sexual es una herramienta poderosa. 

Vivir plenamente la nueva etapa de ser madre y seguir siendo una mujer sexual con deseos y fantasías es perfectamente compatible, escucha a tu cuerpo, tus necesidades y busca las distintas maneras de encontrar el tiempo y las formas de disfrutar de tu sexualidad.

DZ

Para saber más…

Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Estudio del IBD revela que ataques con ácido por violencia de género quedan impunes

En los últimos años, la violencia de género con ácido u otras sustancias corrosivas ha …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *