Alimentación familiar, el atractivo de las comidas saludables

Según la Secretaria de Salud, existen tres principios para llevar una alimentación sana:

1.    Los alimentos contienen compuestos químicos que aunque no son nutrimentos esenciales, juegan un papel relevante en la salud. Estos son: las grasas totales, las de tipo saturado, el colesterol, los antioxidantes, la fibra vegetal, varios compuestos “fitoquímicos”, la sal, los aditivos y los contaminantes químicos.

2.    Una alimentación sana es la que se mantiene en equilibrio con el gasto calórico, con el ejercicio físico desarrollado y con las reservas corporales, sobre todo de grasa.

3.    El consumo excesivo de diversos nutrientes puede ser riesgoso para la salud humana.

La alimentación saludable se basa en los conocimientos científicos, que han originado lo que se puede llamar la nueva nutrición. Lo básico es que de una forma fácil nos aseguremos de consumir suficientes vitaminas, minerales, antioxidantes y fibras, reducir las grasas, sobre todo las saturadas, y moderar el consumo total de calorías.

Lo anterior se logra mediante pequeños, pero importantes cambios en nuestra alimentación diaria. Estos cambios son necesarios para la salud, y además pueden ser placenteros y relativamente fáciles de llevar a cabo si uno se lo propone.

(Imagen de la pirámide de la Salud)

 

Por otro lado, los niños y jóvenes que acostumbran comer en el seno familiar son menos propensos a tener sobrepeso u obesidad, además que ingieren menos alimentos no saludables. Como alimentos no saludables nos referimos a los refrescos, la comida rápida, comida frita, dulces, pastelillos y caramelos.

Sentarse a comer en familia tiene beneficios nutricionales como el hecho de aprender a comer todo tipo de vegetales, carnes, mariscos, frutas, granos y leguminosas. Además de que fomenta el  orden de las comidas del día, es decir, enseña a los integrantes de las familias a tomar sus alimentos 3 veces al día.

Asimismo, es una gran ayuda para evitar transtornos alimenticios, incluyendo el uso de píldoras de dieta, “saltarse” las comidas, purgarse o adquirir el hábito de fumar con el objetivo de bajar de peso.

Además, uno de los resultados  más importantes de llevar una alimentación saludable a lo largo de la vida, es el prolongar un estilo de vida sano, dejando para el final el envejecimiento del organismo y las enfermedades crónicas, ya que actualmente las personas jóvenes sufren cada vez más de estas enfermedades silenciosas que, en décadas pasadas, se presentaban solamente en la senectud.

 

Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

“Las Mujeres en el Servicio Público en México”

El Día Internacional de la Mujer es una gran ocasión para recordar y reconocer el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *