El secreto de como alcanzar el éxito y la paz interior

Crecer no es una tarea que sucede así nada más;  lleva consigo la necesidad de observar lo que sucede a tu alrededor y en tu interior para combinar ambos aspectos y desarrollar tu potencial. Esta combinación desarrolla el sentido de crecimiento personal y no siempre va de la mano del crecimiento y maduración según la edad, por ejemplo.
 
Cuando decides crecer porque estás preparado para asumir tus responsabilidades, crecen en ti sentimientos de bienestar y confianza que se suman a tu fuerza interna y te llevan hasta los límites que pones para ti. A veces, el crecimiento parece darse de la noche a la mañana y otras, parece más un proceso que lleva tiempo y mucho esfuerzo; tiempo para prepararte, para acomodar todos los ingredientes antes de utilizarlos, esfuerzo para no bajar la guardia, para no perderte entre los distractores que, como una defensa al crecimiento, se interponen entre tus metas y tus deseos.
 
La responsabilidad que asumes cuando te decides a crecer pone en tu panorama un camino que es difícil desandar. Ser responsable de tus actos y asumir las consecuencias es precisamente lo que favorece el crecimiento. Decidir, implica que ante dos o más situaciones por las que debes tomar partido y en la mayoría de las ocasiones tendrás forzosamente que dejar una por otra; son los beneficios secundarios o parciales que debieras dejar de lado los que impiden o complican un desenlace favorable.
 
Qué tal cuando utilizamos frases como “más vale malo por conocido que bueno por conocer”, como si un perjuicio fuera mejor que un beneficio y en nuestro quehacer diario puede parecernos adecuado porque preferimos no arriesgar para “no generar problemas”. Esta actitud, promueve que el miedo a crecer, a tomar decisiones o a cambiar no se desarrollen o se queden simplemente en buenos deseos.
Cuando una mujer se decide a cambiar puede observar que no solamente crece ella ya que, en realidad, todo a su alrededor crece con ella.
 
Crecer fortalece y renueva, es la fuente del cambio y de la evolución. Y si bien es necesario resaltar que ciertos límites es necesario expresarlos abierta y claramente y establecerlos como guía en las relaciones con el mundo, hay que subrayar y distinguirlos de las limitantes pues son éstas las que no concuerdan con el crecimiento. La libertad es el acto más responsable y de mayor madurez con el que podemos contar como individuos, y es la responsabilidad que implica esa libertad la que demuestra tu crecimiento. Eres y siempre serás libre de decidir tu bienestar, tu vida y tu ser. Sin embargo, no puedes dejar de lado que esa responsabilidad solamente es tuya y que, al final,  te convierte en la persona poderosa en tu vida.
 
Crece contigo como si fueras de la mano de un pequeño que necesita de toda tu atención y tus cuidados. Busca y encuentra los mejores aspectos para tu vida, reconoce tu fuerza y tus cualidades, tu potencial para crecer y para ser eso que siempre has querido ser. Sueña en grande para realizarte en grande. Crece sin miedo y descubre que el crecimiento te llevará siempre al bienestar y al éxito.

Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

La endometriosis afecta aproximadamente al 10 % de las mujeres en edad reproductiva en todo el mundo

La endometriosis es una enfermedad caracterizada por la presencia de tejido similar al endometrio (el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *