Cuidado con el cólera

Después de los desastres de los fenómenos meteorológicos, nuevas amenazas se ciernen sobre las zonas afectadas aunque ahora en forma de epidemias que han empezado a extenderse por las comunidades marginadas que todavía no se sobreponen a los daños que sufrieron por las lluvias y los desbordamientos de los ríos.

Los casos más graves son por la aparición de cólera en los estados de Hidalgo donde se reportan 145 confirmaciones; en el Estado de México hay 9; en Veracruz 2; en el Distrito Federal se tienen 2 más y 1 en San Luis Potosí. Debido a su incidencia, el Gobierno federal empezó una campaña nacional de prevención y la Organización Panamericana de la Salud emitió una alerta epidemiológica al confirmarse 46 de los casos, entre ellos una defunción en Huejutla, Hidalgo, uno de los sitios inundados hace unas semanas por el río Tecoluco.

La situación es preocupante porque después de ese brote de cólera en sólo una semana se registraron 36 más sólo en Hidalgo, a pesar de los trabajos urgentes de prevención. Los informes oficiales indican que en septiembre se habían detectado 776 casos sospechosos entre personas de 2 a 88 años y para el 12 de octubre se habían detectado poco más de 2,010 casos de enfermedades diarreicas, no obstante que se habían clausurado 20 establecimientos comerciales por no cumplir con las normas de manejo higiénico de los alimentos.

Pero la mayoría de los casos detectados están relacionados con los desastres causados por los fenómenos Ingrid y Manuel. Ante ello el gobierno Federal, a través de gobernación, anunció el día 14 una campaña con los gobiernos estatales para que la población adopte medidas a fin de protegerse contra la epidemia. La secretaria de salud, Mercedes Juan, dijo que esperan controlar los brotes y evitar que se expanda la enfermedad, que ya afectó a Haití, República Dominicana y Cuba. Añadió que aquí se han revisado más de 20 mil casas en 31 comunidades y que el cólera se puede tratar sin problema si se detecta a tiempo y se toman antibióticos. Pidió a la gente que si advierte síntomas de contagio vaya a los centros de salud o al médico.

También informó que el 70 por ciento de los 149 casos registrados en hidalgo ya han sido atendidos sin hospitalizar a los enfermos y que sólo hubo una defunción. Por su parte, el Gobierno del Distrito Federal informó que aunque sólo se han confirmado dos casos, es conveniente que se tenga mayor cuidado con los alimentos y el agua que se consumen. Armando Ahued, el secretario de Salud del D.F., recomendó sólo tomar agua potable, evitar consumo de alimentos comprados en la calle, desinfectar frutas y verduras y comer pescados y mariscos sólo cocinados o fritos.

Independientemente de ello en los estados afectados por los fenómenos atmosféricos, en particular guerrero e Hidalgo, se han distribuido miles de dosis de plata coloidal para desinfectar alimentos, 6745 sobre de suero oral, así como cloro y medicamentos y se han impartido más de 4 mil pláticas preventivas. El gobierno de la capital a su vez envió brigadas sanitarias a Guerrero que efectuaron más de 279 mil acciones de salud, de las cuales 18,036 fueron consultas médicas por infecciones respiratorias y diarreicas y 18,529 visitas a viviendas en los poblados afectados. ¿Significa eso que la zona afectada está a salvo de epidemias como la del cólera? La respuesta es no, lamentablemente.

El cólera es una infección que se desarrolla en los intestinos y sus síntomas son la diarrea acuosa, vómitos y entumecimiento de piernas que lleva a la deshidratación y a un desequilibrio electrolítico. El más remoto antecedente de esta enfermedad, que se adquiere al consumir agua contaminada o alimentos en mal estado y sin medidas de higiene, es de 1498 en la India y la cepa del brote detectado aquí es del tipo Haití. Su mayor incidencia se produce por las inundaciones ya que el agua potable y los caudales de los ríos se mezclan con aguas negras del drenaje, que luego la gente bebe o utiliza para preparar los alimentos. La enfermedad es grave y si no se atiende con rapidez, puede ocasionar la muerte en cuestión de días.

Además en el caso de las zonas afectadas por los fenómenos se trata de comunidades de alta marginación, donde prácticamente no hay servicios públicos urbanos y la gente bebe el aua de los ríos sin siquiera hervirla; también son regiones que se encuentran en extrema pobreza y las casas son por lo general de techos de palma y carecen de tinacos, tuberías e instalaciones de agua entubada y drenaje, y por último el nivel cultural de la gente es limitado, lo que aumenta aún más los riesgos a la salud. En México el cólera reapareció en 1991, cuando afectó a la mitad del país, dos años después se extendió a todos los estados, excepto Baja California, y en 1998 hubo 16,430 casos.

 

Esta es la oportunidad para que en los estados donde se han reportado brotes de cólera no sólo sean atendidos a través de la campaña anunciada por el Gobierno Federal, sino para que las tres órdenes de gobierno emprendan acciones para mejorar la condición sanitaria de los millones de mexicanos que habitan en las regiones deprimidas. La Comisión Nacional del Agua informó que en Hidalgo se está entregando 500 mil litros de agua potable a 11 mil habitantes y hace trabajos de limpieza en las norias y pozos que abastecen a los pueblos y el gobierno del Estado de México anunció tareas inmediatas para evitar un brote epidémico, pero para quienes vivimos en las áreas urbanas y las ciudades debe ser un recordatorio de lo importante que es cuidar nuestra higiene y la de nuestra familia.

Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Presentan nuevo dispositivo para solucionar problemas de infertilidad

Ovario.mx .-Merck, compañía líder en ciencia y tecnología, desarrolló un dispositivo que ofrece una solución …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *