La Incontinencia Urinaria afecta por igual a hombres y mujeres

En el marco del Día Mundial de la Incontinencia Urinaria celebrado el 14 de marzo próximo, lasalud.mx se ha dado a la tarea de investigar sobre el tema ya que actualmente afecta  la calidad de vida de quienes la padecen , pues si ciertamente es más común este tipo de afecciones en las mujeres, los hombres no están exentos, ya que se estima que de las 200 millones de personas alrededor del mundo que padecen incontinencia, los hombres representan del 1.5 al 15%, mientras que las mujeres del 10 al 25%, siendo los restantes adultos mayores y niños.

Muchas veces creemos que la Incontinencia es un padecimiento normal de la vejez sin embargo, a pesar de que actualmente no es clasificada como una enfermedad,  se debe tratar con mucho cuidado debido a que su aparición obedece a factores tan diversos que es necesario acudir inmediatamente al médico  para tener un diagnóstico más claro de la misma.

De acuerdo con el Dr. Sergio Duran, especialista en el área de Urología, la Incontinencia Urinaria (IU) es un padecimiento que provoca la fuga involuntaria de orina a causa de la pérdida o disminución de la capacidad para contener la, ocasionando así escapes involuntarios en actividades tan cotidianas como es estornudar, reír, realizar algún esfuerzo, hacer deporte, agacharse e incluso ponerse de pie. Cabe mencionar que la IU  puede presentarse tanto en hombres como en mujeres  sin importar la edad,  desde  la infancia, en la madurez o en la etapa de adulto mayor, con una prevalencia diferente y con escapes que pueden variar de unas gotas a chorros.

¿Cómo saber si tengo IU?  Si tienes necesidad de ir al baños más de ocho veces al día y tres por la noche, si cuando quieres orinar no llegas al baño a tiempo, si sientes ansiedad por hacer pipí y alcanzar el sanitario lo más rápido posible, si al hacer algún esfuerzo mínimo como cargar algo, estornudar, toser o reír tienes una fuga de orina, si tienes infecciones frecuentes de la vejiga, debilidad progresiva del chorro urinario, sientes dolor relacionado con el llenado de la vejiga y/o al orinar sin tener infección o si tienes constantemente derrames que te impiden realizar tus actividades cotidianas generando incomodidad social es muy probable que padezcas  Incontinencia Urinaria.

La UI se divide en varios tipos:

•La Incontinencia por esfuerzo, como el  toser, estornudar o al realizar algún tipo de ejercicio

•La Incontinencia de urgencia,  la cual está asociada a la necesidad imperiosa de micción

•La Incontinencia Urinaria mixta, que es la combinación de las dos anteriores.

•Y la IU por rebosamiento, que se presenta cuando la vejiga se llena de forma muy importante y se fuga la orina como resultado de ese llenado absoluto.

Como mencionamos anteriormente las causas que provocan el padecimiento son múltiples, pero entre ellas destacan las infecciones, el uso de determinados medicamentos, trastornos del suelo pélvico y/o del esfínter extremo, la obstrucción de las vías urinarias, diabetes,  operación de próstata o próstata hinchada, problemas neurológicos, lesiones cerebrales, demencia u otros problemas psicológicos que afectan la capacidad para reconocer y responder a las ganas de orinar.

Es importante señalar que entre las  mujeres es más frecuente la IU por esfuerzo, en especial en aquellas que han tenido más de un parto, pues al dar a luz se genera una debilidad del suelo pélvico, de la musculatura pélvica y una hipermovilidad de la uretra, generando una carga involuntaria de orina.

¿Qué es la IU de Enuresis? Según el Dr. Duran es el término dado al presentarse en niños menores de 15 años, en donde la descarga involuntaria puede darse de  forma diurna o nocturna, monosintomática o polisintomática; en esta última aparte de que hay incontinencia, se puedan presentar molestias para orinar, así como ardor e infección en la orina.  Y puede ser primaria, cuando el paciente no controla esfínteres, o secundaria cuando después de haber controlado esfínteres (aproximadamente a los dos o tres años) el niño empieza a manifestar estos síntomas.

Actualmente en México no existe no existe la difusión suficiente del padecimiento, pues gran parte de la población que tiene IU cree es algo normal o habitual que se da con la edad  por lo que evitan pedir ayuda  o asistir al médico, sin embargo el escape de orina no es normal a ninguna edad, por ello es indispensable que el paciente reciba un  diagnóstico y tratamiento adecuado.

Mantener en secreto la incontinencia por pena, es como sentirse avergonzado por haber contraído la gripe; por ese motivo se recalca que quien descubra sus primeros síntomas acuda a su médico, ya que según estudios, más del 70% de la incontinencia leve puede superarse mediante ejercicios de fisioterapia y para el otro 30% hoy en día existen productos con completas líneas para el cuidado de la incontinencia que ofrecen seguridad y comodidad, dependiendo de cada estilo de vida.

“El daño psicológico es letal, si bien la IU no mata pacientes, el daño emocional que provoca es irreversible con la disminución en la calidad de vida. Hay pacientes que ya no salen a la calle por miedo a que se les escape la orina, por oler a orina, porque la familia ya no los quiere ver  o llevar porque se orinan en los autos y hay que estacionarse para que vayan al baño. Todo esto afecta la esfera  Bio-psicosocial del paciente.  En IU esto es un síntoma y un signo, por ello debe atenderse inmediatamente después de que se presenta” recalcó el Dr. Sergio.

Por lo tanto el tratamiento de la incontinencia depende de la causa que provoca la incontinencia, pudiéndose utilizar medicamentos, rehabilitación pélvica o bien en su caso de ser necesaria la cirugía de mínima invasión como es la inyección de células madre o de toxina botulínica, o la colocación de cintas sintéticas por debajo de la uretra para corregir la incontinencia urinaria.

Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Dra. Yolanda Pica Ruiz- Bio. Profesional.

Sanamente.mx.– La Dra. Yolanda Pica Ruiz, es Médico por la Universidad Autónoma Metropolitana y Psiquiatra …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *