Empezando a Vivir Solo: Mi Primera Ida al Súper

Llegó el momento de abandonar el nido, despedirte de tus padres con lágrimas en los ojos y emprender el emocionante camino hacia la independencia. Ya sea que estés por entrar a la universidad, o que por fin tu trabajo te permita costear tu primera renta, vivir solo es un gran desafío y tiene muchas ventajas como el no tener que pedir permisos, tener mayor privacidad, decorar como a ti te gusta o simplemente tomar decisiones sobre cómo invertir tu tiempo libre. Sin embargo, existen también algunas desventajas directamente relacionadas con un mayor nivel de responsabilidad: tener que cocinar, limpiar tu nuevo hogar, lavar la ropa, sacar la basura, en algunos casos pagar tus propios servicios de TV o Internet, y todas esas comodidades que disfrutabas en casa de tus papas.

Si bien existen una gran cantidad de retos derivados de la necesidad de tomar decisiones maduras sobre temas tan diversos como la administración del dinero o la diversión responsable, una gran problemática que enfrentan aquellos que comienzan a vivir solos está relacionada con la alimentación y la salud. ¿Sabías que el aumento (o pérdida excesiva) de peso es un problema frecuente entre aquellos que viven por primera vez solos? La gran mayoría de las veces esto tiene un origen básico: el no saber alimentarse correctamente, qué alimentos comprar, cómo combinarlos, o cómo evitar la tentación de alimentarse a base de comida chatarra simplemente porque ya no hay nadie que te lo impida.

Tomar decisiones acertadas sobre una buena alimentación impactará directamente en cuán saludable te sientas, tu capacidad de concentración en el ámbito escolar/laboral, mejores defensas y menos enfermedades, incluso en tu estado de ánimo. Es por esto que Marybel Yáñez, nutrióloga y vocera de Wonderful Pistachios, trae para ti unos consejos muy prácticos sobre qué alimentos incluir en tus primeras idas al súper y qué comidas sanas, incluyendo botanas, podrás comer para alimentarte mejor y no descuidar tu nutrición y tu peso.

Tip 1. En la alimentación no existen alimentos “buenos” ni “malos” sino dietas mal balanceadas o desequilibradas. Cada alimento en particular contiene nutrientes indispensables, por esta razón debemos buscar aquellos que además de satisfacer a nuestro paladar comiendo algo rico, aporten “algo” a nuestro cuerpo. Alimentos que contengan calcio, hierro, tiamina, Zinc, antoxidantes, vitaminas, etc. Entre ellos, leche, queso, carnes rojas, frijoles, vegetales, cereales integrales, pistaches, nueces, pescado, jitomate, zanahoria,etc.

¿Sabías que estos nutrientes también puedes encontrarlos en algunas botanas? Los pistaches  son el ejemplo perfecto. Una porción de 30g de pistaches aporta más de 30 nutrimentos esenciales como: vitamina B6, cobre, manganeso, proteína, tiamina, fósforo, entre muchos otros. Además, el 90% de la grasa que se encuentra en los pistaches es insaturada.

Tip 2: Balancear no es comer puras ensaladas. Balancear es comer de los tres grupos de alimentos: Proteinas, Carbohidratos y Grasas. Si te excedes en un grupo subirás de peso, y si, en cambio, omites un grupo, no estarás nutriéndote correctamente. Toma en cuenta que las porciones y requerimientos calóricos no son iguales para todas las personas ya que dependen de factores individuales como el nivel de actividad física, estatura, complexión e incluso sus gustos.

Tip 3. Si bien mencionamos en el punto anterior que balancear es importante, disminuye la grasa y el azúcar de tu dieta ya que el exceso de estos puede subirte de peso. Las comidas rápidas de la calle o los alimentos listos para el microondas son los más grasosos y por ende, los más altos en calorías. Comer sano no es complicado ni requiere mucho tiempo en su preparación.

Tip 4. Haz versiones saludables de tus platillos favoritos, así reducirás calorías. Existe la opción no saludable (generalmente la que encuentras cuando comes en la calle) y la opción saludable que consiste en cocinarlo tú mismo eligiendo mejores ingredientes. Algunos de estos son:

 * Arroz sin grasa en lugar de frito.

 * Tacos de pollo con tortilla abierta en lugar de tacos dorados con crema.

 * Salpicón de res o carne asada en lugar de milanesa.

 * Sopes sin crema, manteca, ni frijoles refritos, con lechuga.

 * Quesadilla con tortilla de maíz y queso oaxaca en lugar de quesadilla con tortilla de harina y queso manchego.

 * Sustituye las papas fritas por pistaches, son crujientes y deliciosos, pero además son bajos en calorías.

 * Tomar agua natural en lugar de agua de frutas con azúcar

 * Consume una fruta en la comida como postre en vez de un alimento con azúcar y grasa.

 * Utiliza sustitutos de azúcar para endulzar las aguas frescas, el café o el té.

 * Cambia el pan dulce por una rebanada de pan integral con mermelada sin azúcar.

 Tip 5. Para tus reuniones, el estudio o simplemente cuando necesites un break, compra botanas saludables.

 * Jícamas con limón, sal y chile. Aportan agua y muy pocas calorías.

 * Botanas empaquetadas que contengan menos de 7 gramos de grasa. Por ejemplo, 30 pistaches aportan 100kcal y 7gramos de grasa.

 * Refrescos light o bebidas sin calorías.

Conforme pase el tiempo y te acostumbres a tu nuevo hogar irás aprendiendo como resolver los pequeños problemas y descubrirás todo lo que la vida independiente tiene para ti: disponer de tu tiempo y espacio, vivir a tu ritmo y poner tus reglas. Recuerda que cuidar tu peso (y tu economía) no está peleado con cuidar tu salud. Disfruta al máximo esta nueva etapa.

Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Presentan nuevo dispositivo para solucionar problemas de infertilidad

Ovario.mx .-Merck, compañía líder en ciencia y tecnología, desarrolló un dispositivo que ofrece una solución …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *