México avanza en torno al tema de reproducción asistida

 Durante el Consenso Nacional de Reproducción Asistida, se crean guías científicas que regularán las clínicas certificadas existentes en México.

·         Mujeres mayores de 50 años no son candidatas a tratamiento de fertilización.

·         Urge un marco legal que regule el destino final de los tejido criopreservados.

 

Durante el Consenso Nacional de Reproducción Asistida que se llevó  a cabo el pasado 25 de Mayo entre miembros de la Asociación Mexicana de Medicina de la Reproducción, el Dr. Alberto Kably, Coordinador de dicho Consenso, anunció el acuerdo llevado a cabo en el encuentro, sobre la creación de una guía general para el manejo de las pacientes en todos los centros de Reproducción Asistida que existen en México.

Ante la inexistencia de un marco legal que regule la atención de parejas con infertilidad, las 38 clínicas del todo el país que participaron en este foro, coincidieron que esta guía servirá como un elemento regulador y protector del grupo médico, ya que sobre todo, está basado en las características científicas avaladas por instancias nacionales e internacionales que regulan las prácticas de reproducción asistida.  De acuerdo al Coordinador del Consenso, el Dr. Alberto Kably, en muchos países occidentales como Estados Unidos y Canadá existen leyes que regulan los temas de infertilidad, sin embargo, en México no se han podido legislar por razones de índole político, ya que las comisiones de salud no se ponen de acuerdo y mantienen congeladas las iniciativas en las diferentes cámaras.

De acuerdo con el Presidente de AMMR, el Dr. Carlos Salazar López Ortiz,  el advenimiento de varias clínicas de reproducción asistida, nos ha puesto en un peldaño especial en la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida, REDLARA (http://redlara.com/), por lo que hemos salido de la región que conformamos junto con Centroamérica y el Caribe y ahora ocupamos el tercer lugar, en orden de importancia en la red.

El Dr. Alberto Kably, Biólogo de la Reproducción, afirmó que la infertilidad en México cada día tiene más coordinación, debido a la información que los pacientes adquieren por diferentes medios,  previo a la visita a las clínicas. “Ahora hay parejas bien documentadas que tienen un protocolo bien establecido y lineamientos con una muy clara idea de cuál es el problema, hoy la idea es que todas las clínicas se sumen a este documento y que puedan reportar una  experiencia mexicana de contundencia”. No todas las clínicas están acreditadas y o afiliadas a la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida, REDLARA y los resultados pueden quedar sesgados o cortos debido a esto.  De las 68 clínicas existentes en nuestro país, aproximadamente el 40% reportan sus casos a la red latinoamericana, pero no se conocen los resultados del 60% restante que no están acreditadas.

Los puntos que se abordaron durante el consenso fueron:

Selección del paciente.

Inducción de ovulación.

Transferencia embrionaria.

Crio preservación.

Captura ovular.

Consentimiento informado.

Suplemento de fase lutea.

Selección de las parejas candidatas a estas técnicas

La selección del paciente es el primer paso que se da en las clínicas de reproducción asistida y determinar si son candidatos para ingresar a este tipo de programas depende del diagnóstico de cada pareja. Del 1.5 millones de personas que padecen infertilidad en México, muchas de ellas pueden resolver el problema con tratamientos convencionales sin que ameriten el uso de la reproducción asistida.

Por lo que respecta a la inducción de ovulación, para que una mujer sea candidata la mujer no rebase los 50 años de edad o que tenga enfermedades sistémicas que pongan en peligro su vida como hipertensión, diabetes, lupus, hepatitis B o C o Sida.

En caso de cumplir los requisitos se procede a la transferencia embrionaria en cuyo caso, el número máximo de óvulos fecundados que se transfieren son 3 para evitar, entre otras cosas, la posibilidad de embarazos múltiples.

En el tema de la Criopreservación de Gametos, para proceder a esta técnica, las clínicas especializadas realizan un contrato o consentimiento informado con las parejas por cinco años, con opción a hacer prorrogas, para proceder a la fertilización o en su caso a la destrucción de los tejidos. La experiencia con los espermas  criopreservados según los especialistas,  ha permitido que  se recupera el 70% de las células que se congelaron aun después de 50 años, por lo que se deduce que pueden están crio preservados indefinidamente, sin embargo no existe un marco legal que regule lo que se hará con los gametos criopreservados tras haber logrado o no los objetivos deseados.

Los especialistas reunidos en este Consenso propusieron desmitificar el concepto de preservación de embriones, y abordar hoy el tema como criopreservación de tejidos (óvulos y semen), a fin de quitar la carga ética al procedimiento, ya que hay autores que consideran al óvulo fertilizado en sinónimo de embrión, por lo que puede tener los mismos derechos que tiene un ser humano.

Los médicos reunidos en el Consenso, urgieron porque cuanto antes, se apruebe un marco legal para estos tratamientos pero sobre todo, se estipule qué hacer con su destino final, ya que muchas veces los gametos crioprerservados son abandonados por las parejas y se debe definir que hacer con ellos, si donarlos para investigación o para que otras parejas tengan hijos.


Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Dra. Yolanda Pica Ruiz- Bio. Profesional.

Sanamente.mx.– La Dra. Yolanda Pica Ruiz, es Médico por la Universidad Autónoma Metropolitana y Psiquiatra …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *