No sabía que estaba embarazada.

Hasta el día que el test de embarazo confirma las sospechas la mayoría de las mujeres pasan alrededor de un mes sin saber que llevan una nueva vida dentro de ellas. Cuando el ginecólogo ratifica la noticia, lo normal es volver la vista atrás, empezar a recordar y… ¡Dios mío, si el pasado fin de semana salí hasta las tantas de la madrugada! Que no cunda el pánico, suele suceder. Al principio del embarazo -precisamente cuando comporta los mayores riesgos- puede que te angustie el haber cometido alguna imprudencia de la lista de hábitos prohibidos. Tranquila, no hay motivo de alarma, pero ahora que eres consciente de tu estado, intenta recordar tus errores cotidianos para corregirlos cuanto antes.

 

Cuando una mujer se queda embarazada, ya sea un hijo buscado como un acontecimiento imprevisto, en la mayoría de las situaciones, no suele estar necesariamente esperándolo, y es por eso que hasta la fecha suele llevar su vida normal, manteniendo los mismos hábitos, que no siempre son los ideales. Sin embargo muchas de las actividades cotidianas en la vida de la futura madre pueden poner en riesgo a su bebé si no se cambian a tiempo.

 

Lo ideal es no fumar absolutamente nada, pero si fuera el caso, el momento de dejarlo es precisamente ahora que sabes que estás embarazada.

 

El ejercicio regular produce muchos beneficios durante la gestación, tanto para la madre como para el bebé. Te dará energía, te ayudará a ganar el peso justo y favorecerá una buena postura. Si ya hacías ejercicio antes, mejorará tu capacidad aeróbica.

 

Es de sentido común que el alcohol en exceso es perjudicial para la salud y no hace falta ser un experto en obstetricia para saber que beber durante el embarazo es malo para el bebé, especialmente durante el primer trimestre, que es cuando se forman los órganos.

 

Si cuando descubriste que estabas embarazada estabas tomando antibióticos, debes acudir inmediatamente al médico antes de volver a retomarlos, puesto que cuando te diagnosticaron los fármacos no estabas encinta o no lo sabías, y existe la posibilidad de que el medicamento afecte al futuro bebé. Lo recomendable es tomar la menor cantidad de medicinas posible.

 

La cafeína puede dar origen a algunos problemas con el bebé, pues limita la llegada de sangre con oxígeno y nutrientes, y disminuye la absorción del calcio y el hierro, elementos importantes durante la gestación, reduce el consumo de café hasta dos o tres tazas o seis si son de té.

 

Si necesitas hacerte una radiografía advierte siempre que estás embarazada o crees estarlo, para tomar las medidas precisas y que te faciliten un chaleco de plomo que proteja tu vientre. Evita a partir de ahora toda exposición innecesaria que pudiera dañar al feto.

 

Ahora que ya sabes que llevas una personita en tu interior, trata de no preocuparte, intenta llevar una vida sana y evitar situaciones que puedan poner en peligro la salud de tu pequeño.

Acerca Redaccion

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Cerca del 17% de las mujeres en edad reproductiva padecen de infertilidad.

LaSalud.mx.- En el marco del Mes Internacional del Cuidado de la Fertilidad, Roche México llevó …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *